Cómo cuidar los dientes de mi perro

Cuidados para los dientes de mi perro

A diferencia de las personas los perros no suelen tener tantas caries, sin embargo esto no significa que no debamos llevar un cuidado de su boca para evitar infecciones, acumulación de placo o incluso mal aliento, ya que estos problemas pueden derivar en situaciones de mayor riesgo si no se tratan en el momento adecuado.

Para ello es importante cepillar los dientes del perro al menos una vez por semana, además de complementarlos con juguetes y huesos específicos para limpiar los dientes. Pero empecemos por el principio:

¿Cómo cepillar los dientes de mi perro?

Cepillar los dientes a tu perro puede ser una tarea imposible o algo sencillo, dependiendo de cómo hagamos sentir a nuestro perro y de cómo lo acostumbremos a esta rutina. Empezar desde cachorro es la mejor opción, ya que aprende a sentirse cómodo y cuando se hacen mayores resulta más sencillo ya que es algo que tienen incorporado a su rutina.

Sin embargo, si tu perro ya no es un cachorro y vas a cepillar sus dientes por primera vez te damos lo siguientes consejos que facilitarán el cepillado y conseguirán que tu perro se acostumbre y lo disfrute.

  • En primer lugar debes  conseguir un cepillo para tu perro además de una pasta de dientes específica para perros ya que facilitará el cepillado además de ofrecer mejores resultados.
  • El siguiente paso es elegir el momento adecuado. Una buena opción es hacerlo después de sacar a tu perro o de hacer ejercicio ya que estará más relajado y te resultará más fácil mantenerlo quieto para cepillar sus dientes.
  • Es probable que al principio no le guste, por ello debes hacer que se sienta cómodo. Acariciarlo es una buena opción, al igual que cepillarlo.
  • Comienza despacio y con cepillados cortos. Con el tiempo se acostumbrará y podrás cepillarlo durante más tiempo y con más detalle.

Juguetes y huesos para limpiar los dientes

Además, como complemento, en el mercado existen numerosos juguetes y huesos sintéticos que ayudan a limpiar los dientes y fortalecer las encías.  Estos juguetes son una buena opción para que nuestro perro mantenga la boca sana pero siempre como complemento del cepillado, no como sustituto.